Cortometraje de animación 2D de 10min. para PIRATES VILLAGE en Mallorca.

 

En 2012 yo trabajaba en una academia de animación de Mallorca. Por aquel entonces trabajábamos en un encargo que nos hizo Christian Roses, un empresario de la zona de Santa Ponsa. Roses había hecho una gran inversión en los apartamentos de su padre al tematizarlos como una villa pirata. Quería justificar toda esa decoración con una serie de personajes que él mismo se inventó y para los que necesitaba un cortometraje 3D. Y ése era precisamente el proyecto en el que trabajaba por ésas fechas.

El vídeo debía estar entregado en abril del año siguiente coincidiendo con la inauguración de los nuevos apartamentos, pero la producción en general fue desastrosa. Al año siguiente dejé de trabjar para ésa academia y fui enlazando proyectos como de costumbre. En 2014 me enteré que Roses había quedado muy decepcionado con el vídeo final y que estaba buscando a gente para hacer otro vídeo de animación pero que no fuera la academia anterior. Ni corto ni perezoso me presento un día en su despacho con una muestra de animación 2D. Al finalizar la reunión me encargó 2 proyectos: una nueva versión del corto 3D -esta vez en animación 2D- y una secuela.

Como siempre, los plazos de tiempo eran casi imposibles. Tenía un mes para hacer  “Capitán de la Rosa” y debía durar 10 min. Como siempre que me encargan algo con unos tiempos tan exagerados, lo primero que hice fue pensar bien cómo jugaría mis cartas. El cliente ya me había aprobado la estética así que no podía sacrificar ningún color para ahorrarme tiempo al pintar. Sin embargo podía ahorrar mucho en la animación si la hacía cut out o en recortables. Esa era lo opción más asequible en aquel momento porque al desmontar cada personaje por piezas, no tenía que dibujar de nuevo al personaje des de cero a cada fotograma. Además, utilizando todo lo que pudiera en 3D agilizaba, aún más si cabe, tiempo de producción.

Finalmente pude entregar a tiempo. Tengo que señalar la impecable y épica participación de Cristóbal Doñate como doblador. Él solo puso voz a todos los personajes, a escepción de la perra, y fue algo totalmente fascinante. Roses quedó satisfecho de ver que había respetado su historia inicial y que lo había hecho en sólo 10 minutos de metraje. Conseguir este producto terminado en un mes fue para mi todo un logro.