Cortometraje de apertura para el Espectáculo de Navidad de 2016 de Agustín EL CASTA.

En enero de 2014 tuve el privilegio de conocer a uno de los mejores humoristas que ha conocido Mallorca, Agustín El Casta. Contacté con él porque tenía un proyecto en mente. Cogí un fragmento de sus monólogos y animé a un león haciendo sus gestos. Así conseguí reunirme con El Casta y le presenté la idea. En general el proyecto no le interesó en absoluto. Sin embargo descubrí que era fan de la animación como yo. «¡Y claro que me gustan los dibujos animados! Soy muy Disney yo.» me dijo. Así que salí de aquella primera reunión sorprendido por la proximidad y calidez de El Casta pero sin ningún proyecto atado.

Dos años después, a través del Clúster de cómic y nuevos media de Mallorca, organizamos una exposición donde presentábamos un proyecto de animación. Conociendo su afición por los dibujos animados, le invité a asistir a la inauguración y vino sin poner ningún reparo. La inauguración fue estupendamente pero lo mejor estaba por llegar. Al salir de allí, mi mujer y yo fuimos a tomar algo con él en un bar cerca de allí y fue entonces cuando me ofreció la posibilidad de trabajar juntos.

 

Primeros bocetos para el diseño de personajes marcarían el estilo de la caricatura de El Casta.

 

Hojas modelo de los personajes con las correcciones que me dictaba el propio Agustín.

 

El espectáculo de Navidad de El Casta es ya una tradición en Mallorca. Pero él había pensado algo diferente para el 2016, quería abrir el show con un cortometraje navideño de animación. En palabras del propio El Casta, el vídeo tenía que ser «una comitiva Balear que va hacia Belén». Tuve bastante libertad durante todo el proyecto, aunque también es verdad que El Casta tenía las cosas claras. Entre sus ideas estaban: la aparición de TODOS sus personajes hasta la fecha, que hubiera un llaut -embarcación típica balear- para cada isla salvo para Ibiza (que irían en yate), que sonara «Adeste Fideles» -el único villancico reconocido oficialmente por la Iglesia Católica- durante todo el vídeo y que al final apareciera un ángel con el cartel de «Gloria in excelsis Deo». A partir de ahí comencé a trabajar. Él supervisó todo el proyecto desde el principio e incluso añadió más detalles durante el proyecto. «La Navidad es cursi» decía «Tiene que ser un vídeo ñoño pero elegante».

Pero el impedimento mayor sería como es habitual, el tiempo. Sólo tenía 2 meses para hacer 2 minutos y medio de animación en la mayor calidad que pudiera en ése tiempo.

La mayoría de fondos los dibujé sobre papel. Algunos los resolví en 3D debido a la urgencia del encargo. Pero toda la animación la hice a mano en digital. Como había mucho por animar, conté con la colaboración de un antiguo alumno, Christian Maymó (quien años después trabajaría para SPA STUDIOS en el largometraje KLAUS), para las fases de entintado y color de varios planos. Sin duda una gran ayuda para hacer posible la entrega a tiempo. Fueron dos meses muy duros, trabajando a destajo de lunes a domingo y pensando mucho. Quizás no lo parezca pero trabajar en animación consiste mucho en pensar dónde se quiere llegar y decidir luego el camino más asequible para conseguir la meta prevista.

 

Muestras de estilo para los fondos.

 

 

Ejemplo del 3D utilizado en el corto. La Derbi que conduce Lorenzo Lamas hacia Belén.

 

Finalmente, entregamos a tiempo y todo salió de maravilla. No me cansaré de agradecer a Agustín El Casta la confianza que demostró en mi y la oportunidad que me regaló para que mucha gente viera mi trabajo. Tengo que señalar lo fácil que ha sido trabajar para él. Desde el principio tuvo las ideas muy claras y siempre fue muy respetuoso con mi trabajo. Y lo mejor sin duda alguna, fue conocer el trato cordial y cercano que siempre tiene Agustín. Una delicia de proyecto y un encanto de cliente.

 

Aquí podéis ver el resultado de este pequeña obra maratoniana. ¡Espero que os guste!