Spot «Madrid X Madrid»

 

WEB OFICIAL «MADRID X MADRID»

19 de mayo de 2020. De parte de un buen amigo, recibí una llamada que me cambiaría el ritmo de vida durante los siguientes diez días. Era Manuel Pérez, un publicista de Madrid al que no conocía de nada pero hoy por hoy tengo en gran afecto. Resultó que estaba coordinando una campaña publicitaria totalmente altruista para los más necesitados de su ciudad, Madrid. La Capital ha sido azotada muy duramente por el coronavirus. Todos conocemos la elevadas muerte con las que el destino se ha cebado en esa ciudad. «Madrid X Madrid» nace de la inquietud de dos mujeres -Leticia y una amiga suya a quien no tengo el gusto de conocer- para ayudar a todas madrileños que pasan hambre a causa del COVID-19. Sin duda una meta admirable y a la que me sumé sin dudarlo.
Manuel, como director de la campaña, me explicó su idea para el spot: Neptuno y Cibeles cobran vida, corren uno hacia otro y al besarse, estalla el color y la fuerza que hace latir los corazones. ¡El concepto es brutal! Todos sabemos que esos conocidos monumentos son iconos de la Capital, pero además hay que señalar que representan el sitio donde se celebran las victorias de dos equipos rivales: el Atléticode Madrid y el Real Madrid respectivamente. Eso daba mucha mas profundidad, si cabe, al spot. Además, Manuel quería insertar un plano en que la cámara dejaba a Neptuno y Cibeles besándose en la calle para elevarse a vista de pájaro donde se iban iluminando los barrios para señalar la proporción de los afectados por el coronavirus. En ese momento me quedé helado. No tenía ni idea de cómo resolver eso… pero seguimos adelante.
El problema era el de siempre: el tiempo. Debía tener el spot terminado paara antes del estreno de la start up previsto para el día 29 de mayo. Tenía diez días justos para realizarlo, incluyendo el mismo día en que me llegó el encargo. Pues valor…. ¡y al toro!
Lo primero era definir bien el volumen de trabajo. En poco tiempo tuve listo un storyboard que nos sirvió para valorar tiempos y recursos narrativos para asegurarnos que llegábamos a tiempo para el día 29. Ahí fue cuando pude reflexionar bien sobre ese plano «que se eleva a vista de pájaro y se van iluminando los barrios«. Resultaba carísimo a nivel de producción realizar un plano así. Teníamos todo un spot 2D resuelto en paneos horizontales y de repente se me pedía que la cámara se elevara hasta la altura del satélite de Google Earth cambiando la perspectiva de manera brutal. Era inviable resolverlo en menos de diez días. Entonces me centré en la esencia del plano: reflejar la repercusión del COVID-19 en los vecinos de Madrid y mostrar cuántos podían sumarse a la causa. Así se me ocurrió la propuesta que finalmente se quedó: la cámara se levanta en una grúa muy sencilla hasta que vemos el skyline de Madrid y se iluminan el interior de las casas para explicar las repercusiones del virus.
Una vez estuvo bien definido el spot, el siguiente paso es aplicar el método que utilizo en cada producción: comenzar siempre por el plano más difícil. Y en este caso, el plano más difícil era el de el beso. Se me pidió un beso apasionado, con una estética muy concreta y debía estar a la altura de lo que esperaba el cliente. Y aunque el spot entero se aleja bastante de los estilos de animación en que he trabajado últimamente, la parte del beso era para mí la más experimental de todas.

 

 

Como decía, el resto del spot fue relativamente más sencillo. Porque aunque los fondos son solo a linea y los personajes tiene un trazo muy suelto, eso me costó mucho. Cuando el trazo es limpio, si un plano se mantiene estático simplemente mantenemos el mismo dibujo para el fondo y listo. Aquí sin embargo debía hacer que la línea vibrara en todo momento. Esto significa que aunque el fondo esté quieto, necesitaba al menos 4 imágenes para conseguir ese temblor en la linea que buscábamos.
En los personajes ocurrió que mi tendencia era perfilarlos siempre con una linea limpia y clara como acostumbra a hacerse en animación. Y de nuevo aquí se me pedía que fuera más sucio, más atrevido con el uso de los negros y mucho más suelto. Sin duda aprendí muchísimo en esa breve pero intensa semana.