En 2007 tuve la oportunidad de conocer en persona a Carlos Grangel. Grangel es un reconocido diseñador de personajes que trabaja para Hollywood cuyos trabajos más destacados son «Pesadilla antes de Navidad», «El príncipe de Egipto» o «Spirit».

Ya conocía su trabajo antes de conocerle en persona pero de esa época lo más curioso que aprendí, además de cómo presentar mis diseños, es un truco muy sencillo pero efectivo para diseñar personajes. Se trata de dibujar un rectángulo vertical y dividirlo en cuatro partes iguales, lo que nos da 3 líneas de corte. El ancho de este rectángulo es la distancia de A a B. Y las líneas de corte las llamaremos 1, 2 y 3 de arriba a abajo. 
La línea 1 marca el final de la cabeza y el inicio del torso. La línea 2 marca la cintura y la línea 3 las rodillas, como se ve en la siguiente imagen. Sólo con esto ya podemos encajar un personaje.

 

Lo interesante viene después cuando empezamos a deformar el rectángulo, no sólo la distancia entre líneas sino el ancho A-B. Sin duda, como ilustra la siguiente imagen, un ejercicio muy simpático para desatascar la mano y la creatividad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *