Continuando la última entrada, seguiremos hablando de cómo utilizar los colores CÁLIDOS y los colores FRÍOS. Tenemos esta ilustración a punto de colorear.

 

En esta ocasión, vamos a utilizar los colores fríos y cálidos con una intención narrativa. Imaginemos por un momento que este paisaje es el escenario del asesinato de un ser querido a manos de unos mercenarios, el campo de batalla de las guerras entre campesinos y nobles o simplemente el recuerdo doloroso de un episodio traumático de la vida del personaje. Para reflejar algo así a través del color, lo ideal es decantarse por colores cálidos. Y en función del grado de tragedia de la escena, hacer que los rojos tengan más presencia.

 

Supongamos que el mismo dibujo sirve ahora de escenario para el momento de reflexión del héroe apartado de la sociedad, un día frío de invierno o simplemente la 6 de la mañana. En esta ocasión, nos interesaría más jugar con los colores fríos.

 

Quiero insistir en que el arte no es una concatenación de normas rígidas y por lo tanto, estos consejos se pueden obviar. Se podría dibujar una escena de invierno en tonos rojos si el autor lo desea pero hay que ser consciente que no es el mejor recurso para transmitir rápidamente la sensación de invierno.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *